La regurgitación de los bebés y el biberón

La regurgitación de los bebés y el biberón

La regurgitación de los bebés y el biberón

 

La regurgitación es en la mayoría de los casos, una cantidad pequeña de leche que el bebé expulsa casi siempre al acabar su toma de biberón o cuando ya se la ha terminado.

Muchos padres se preocupan en exceso por este proceso, pero hay que saber que es normal. Es un mecanismo por el que el bebé expulsa la leche sobrante, la que no se ha digerido. La regurgitación suele producirse por el incompleto desarrollo del cardias, la válvula que se encuentra entre el esófago y el estómago y que se encarga de regular el paso de los alimentos.

Junto a este desarrollo inmaduro, también hay otros factores que intervienen en este proceso. La posición del bebé, que normalmente es horizontal y el aire que puede entrar junto con la leche. Para evitar esto, siempre debemos darle el biberón despacio, y procurando que eructe correctamente (en posición vertical)

Esta expulsión de leche es en los primeros meses muy normal, y la presentan la mayoría de bebés, pero a medida que van creciendo irá desapareciendo. Cuando esto pasa, muchos padres se empeñan en volver a darle biberón al bebé, cosa que no es muy aconsejable. Tengamos en cuenta que la leche expulsada está mezclada con saliva y líquidos gástricos, por lo que no es tanto el alimento en sí que pierde. Si vemos que estas expulsiones son demasiado abundantes, mejor consultar con el pediatra, puede ser que el bebé tenga algún problema gástrico.

Sin Comentarios

Deja tu comentario