Consejos para relajar a nuestro bebé

Consejos para relajar a nuestro bebé

bebe_durmiendo2

Consejos para relajar a nuestro bebé

 

No todos los bebés se pasan el día durmiendo y hay algunos que son más activos que otros. También a la hora de irse a la cama muchos caen redondos al instante y otros se quedan llamando la atención durante minutos o puede que horas. Debemos, primero que nada, asumir que nuestro bebé puede ser más explorador y activo que los demás.

Lo primero que debemos saber es que para relajar a nuestro bebé primero debemos de estar relajados nosotros. Descansar cuando lo hace el bebé nos dará fuerzas para estar con él y disfrutar del tiempo juntos sin estar bostezando por las esquinas. Lo segundo que debemos aplicar a diario son las rutinas, sobre todo por la noche para que nuestro bebé asocie ese rato antes de dormir a estar calmado, relajado e incluso a irse durmiendo solo. Un baño caliente, su ropa preparada, el biberón, una nana o cuento y a la cama. Si realizamos esto todas las noches veremos que al poco tiempo ya incluso durante el biberón se irá quedando dormido del relax.

Muchas veces, sólo es necesario cogerle en brazos y que sienta a sus padres. Cuando todo lo demás está cubierto (pañal, comida, chupete, etc.) y el bebé sigue llorando y estresándose puede que con cogerlo y hablarle se calme. Olvidaos de que se haga muy mimoso ni se acostumbre. Debemos entender que a ellos también les gusta sociabilizar y tener contacto físico con sus padres. También, en cualquier momento o como parte de la rutina, podemos darle un masaje relajante a nuestro bebé. Uno que os puedo recomendar es tener su cabeza cogida con ambas manos y masajear suavemente su cuero cabelludo, como lo que nos hacen en la peluquería durante el lavado, pero más delicado; o también masajear las palmas de su mano.

Si durante el embarazo habéis utilizado la música, probad a ponerle ahora las mismas canciones. La música clásica, por ejemplo, ayuda a relajar a nuestro bebé y puede ser una de las soluciones que nos sirvan para nuestro caso. Eso sí, como hemos dicho antes, debemos estar primero relajados nosotros para poder transmitírselo a nuestro bebé después.

Sin Comentarios

Deja tu comentario