La psoriasis y las estaciones del año

La psoriasis y las estaciones del año

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica, que implica que las células cutáneas de la persona que la padece se reproduzcan cada 3 o 6 días en las zonas afectadas, esto supone la existencia de unas placas enrojecidas, engrosadas y escamosas en la piel.

Aunque la psoriasis no tiene cura, afortunadamente sí existe un tratamiento específico para quien la padece. Con estos tratamientos se pueden controlar los signos y síntomas de la enfermedad, pero hay que ser conscientes de que cada persona responde de diferente manera al mismo tratamiento, por ello, resulta de vital importancia acudir al médico especialista y realizar un seguimiento del tratamiento.

Algunos  pacientes también reaccionan de forma distinta en función de la climatológía de cada estación del año, nuevamente, cada persona que padece la enfermedad reacciona de forma diferente, por ejemplo, hay pacientes que mejoran en verano y empeoran en invierno, y otros al revés.

Consejos para el otoño y el invierno

Por un lado, en otoño e invierno es recomendable que los enfermos sigan una serie de pautas, mantener una buena hidratación, echarse cremas hidratantes antes de ir a la ducha y volver a aplicárselas durante el día, utilizar jabones o geles de ducha hidratantes. Además, tener estrés, un resfriado o la gripe pueden producir brotes.

Consejos para la primavera y el verano

La protección solar no debe ser nunca menor de factor 30. En este sentido, es importante saber que incluso durante el invierno la protección solar está recomendada, sobre todo si acudimos a la nieve o a hacer otros deportes de invierno al aire libre.

Por otro lado, en primavera y verano algunos enfermos notan que una exposición al sol moderada puede mejorar su psoriasis, pero, no hay que olvidar que las quemaduras causadas por la luz solar pueden hacer daño a la piel. Para tomar el sol sin peligro es importante no tomarlo en exceso, además, ciertos medicamentos aumentan la sensibilidad a la luz del sol.

Los agentes químicos que tienen las piscinas y la sal del mar pueden dañar la piel irritándola, o incluso secándola, por ello, es mejor no pasar demasiado tiempo dentro del agua y, a continuación, darse una ducha, secarse adecuadamente y volver a aplicar la crema hidratante y la correspondiente crema solar.

¿Tienes psoriasis? ¿Qué época viene mejor a la piel?

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario