Juegos para que tu bebé ría a carcajadas

Juegos para que tu bebé ría a carcajadas

Juegos para que tu bebé ría a carcajadas

 

Todo el mundo sabe de lo reconfortarte que es oír a un bebé reír. El sonido y el saber que algo tan pequeño puede ser tan inocente y feliz a la vez hace que los adultos dejemos las preocupaciones a un lado durante unos minutos y disfrutemos de este ritual tan maravilloso.

Una de las tareas obligatorias de los padres a diario es hacer que su bebé ría. Además de lo sano que es, sin pasarnos no sea que se vaya a ahogar, la risa no sólo es buena para nosotros, sino también para nuestro hijo. Hoy vamos a daros algunos trucos sencillos para que vuestro bebé ría a carcajadas y vosotros con él.

1. Hormigas. Con los dedos suavemente vamos haciendo un caminito de hormigas en sus pies y manos. Las cosquillas les encantan y, aprovechemos ahora antes de que crezcan y las pierdan.

2. Soplar. Cogemos nuestra boca, la llenamos de aire y lo vamos soltando mientras la tenemos pegada a la barriga de nuestro bebé. El sonido junto con la vibración harán que nuestro hijo no pare de reír. Entre soplido y soplido dejémosle respirar y que descanse.

3. Avión. Este juego es para niños un poco más mayores (a partir de 6 meses). Cogemos al niño en brazos y lo subimos por encima de nuestros hombros. A la vez que está en el aire lo movemos de un lado a otro mientras hacemos algún ruido (el del avión si podemos). La sensación de verlo todo pasar rápido le hará reír.

4. Pilla pilla. Ponemos a nuestro hijo en nuestra cama. Dejamos que se vaya arrastrando hacia adelante y cuando se haya alejado lo cogemos de las piernas y los traemos hasta nosotros. Repitiendo esto el niño intentará que no lo cojamos y, cuando lo hagamos, empezará a reírse.

5. Cucú. Este es uno de los más conocidos. Cogemos nuestras manos y nos tapamos la cara. Frente a nuestro hijo, abrimos las manos hacia los lados y le decimos “cucú”. A medida que lo hacemos el niño intentará descubrirnos las manos él mismo para asegurarse de que estamos y el pequeño susto le hará sonreír.

Y tú, ¿cómo consigues hacer que tu bebé se ría a carcajada limpia? Y como sabemos lo gratificante que es la risa de los bebés, aquí os dejamos a uno que os dejará relajados y felices durante un buen rato.

Sin Comentarios

Deja tu comentario