La conjuntivitis en los bebés y sus tipos

La conjuntivitis en los bebés y sus tipos

 

Conjuntivitis-ninos_articulo_landscape1

La conjuntivitis en los bebés y sus tipos

 

Nada más nacer, nuestros bebés comienzan a estar expuestos a todo lo que hay a su alrededor. Una de las primeras reacciones que puede tener es a las gotas antibióticas que el médico le pone cuando nace.Si uno de los ojos, o ambos, del niño están rojos o sus párpados inferiores lo están es posible que nuestro hijo tenga conjuntivitis. La conjuntivitis es el resultado de que un virus, alérgeno o una infección entre en contacto con los ojos de nuestro pequeño y mientras su organismo trata de pelear contra él los ojos pueden estar lagrimosos y llenarse de legañas.

Uno de los factores que influirán en la pronta recuperación de los ojos de nuestro bebé será que lo comencemos a tratar lo antes posible. Las causas más comunes que provocan conjuntivitis son:

Alergias. Los bebés menores de un año no suelen padecer alergias pero si nuestro bebé tiene los ojos rojos, llorosos y moquea mucho por la nariz, probablemente está sufriendo una respuesta alérgica a algún estímulo como el polvo o el polen.

Vírico. Son la causa más común de la conjuntivitis. Si a la rojez de los ojos y el lagrimeo se suman síntomas de gripe o resfriado seguramente nuestro bebé sufra una infección viral.

Bacterias. Muy comunes en los niños se distinguen claramente por una secreción amarillenta de los ojos de nuestros hijos. Si esto sucede, puede que sufra alguna de las bacterias del tipo estafilococo, estreptococo o haemophilus.

El tratamiento, además de los fármacos que el pediatra nos pueda mandar, hemos de tener en cuenta que la conjuntivitis bacteriana y vírica son altamente contagiosas. Es muy importante, cada vez que limpiemos los ojos del niño tener nuestras manos bien limpias y, tras limpiar sus ojos, volver a lavárnoslas.

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario