Cordon umbilical: guardarlo tras el parto

Cordon umbilical: guardarlo tras el parto

Cordon umbilical
Cordon umbilical

 Cordon umbilical: guardarlo tras el parto

Seguramente habrás oído más de una vez hablar del cordon umbilical y de cómo los famosos fueron los primeros en empezar la moda de conservarlo. Esta práctica ya es una de las más habituales en lo relacionado con el parto y muchos son los que deciden guardar el cordón umbilical como recuerdo, pero también como una posible ayuda en el futuro.

Lo primero que debemos saber es que la decisión de conservar el cordón umbilical debe tomarse antes del parto y comunicársela a nuestro médico. El cordón umbilical contiene sangre de la placenta y esta sangre es una fuente de células madre, que pueden ayudar en el futuro algunos tipos de enfermedades. El médico cuenta con 15 minutos tras el nacimiento del bebé y después de haber cortado el cordón para realizar el guardado de la sangre del cordón umbilical. Existen dos formas de hacerlo:

  • En la bolsa. El médico coloca una bolsa en la parte en que ha cortado el cordón y levanta este hacia arriba para que la sangre fluya hasta la bolsa.
  • Con una jeringuilla. Como si de un análisis de sangre se tratara, se introduce una jeringa en el cordón umbilical y se extrae la sangre.

Muchos son los detractores de este método ya que, según estos, el proceso requiere trabajar a una velocidad más rápida y, además de poder afectar al cuidado del niño, la sangre puede volver de vuelta al niño o un pinzamiento tan rápido del cordon umbilical puede llegar a privar al recién nacido de la sangre oxigenada tan necesaria en su nacimiento. Los defensores de esta práctica aseguran que es un proceso indoloro para madre e hijo y que no tiene ningún efecto secundario.

¿Conservas el cordón umbilical de tu hijo? ¿Te resultó doloroso? Si lo has hecho cuéntanos tu experiencia para que futuras madres puedan saber tu punto de vista.

Sin Comentarios

Deja tu comentario